Ya conté en otro correo que en agosto de 2016 estuve de voluntariado en la India.

"Oh que buena persona (y bella) es, va la India a ayudar a desfavorecidos"

Lo cierto es que fue lo que llaman un campo de solidaridad y nuestra única misión fue visitar a ONGs locales para ver cómo ellas ayudaban a su población necesitada.

Por lo que ni construí pozos ni me hice fotos con niños para el Instagram.

Pero hoy no quiero hablarte de eso.

Durante la estancia visitamos varios poblados muy humildes y alejados de todo, donde éramos los únicos "turistas" que se habían dejado ver en mucho tiempo.

Cuando llegábamos a un pueblo en el cual teníamos que pasar varios días, era obligatorio visitar la comisaría local para ser fichados y explicar el motivo de nuestra visita.

En la India la policía no se está de historias y este tipo de situaciones llegan a imponer.

Y en una de esas comisarías no recuerdo bien cómo, pero acabé en una pequeña habitación sentado delante de un ordenador (de tiempos de Mariacastaña) metiendo yo mismo los datos de los pasaportes.

Supongo que apellidos como "Perálvarez" se plantean un reto interesante.

Lo que sí recuerdo es que a pesar de ser más serios que un juez, a alguno le hizo gracia verme allí y se iban asomando por la puerta.

El sistema en el cual metí los datos era infernal y cero usable.

Si quieres aprender a sacar el potencial de WordPress como gestor de contenidos, no puedes perderte el curso de JuanKa Díaz sobre Advanced Custom Fields:

https://silicodevalley.com/curso/advanced-custom-fields/

Así da gusto introducir datos en una interfaz web.

David Perálvarez