Tengo una tía que trabaja en la biblioteca municipal de mi ciudad. Gracias a ello es la dealer de lectura oficial de la familia.

Es buena en lo suyo y sabe cómo contentar a cada miembro. A mi madre le trae novela negra, a mi padre tochazos históricos, a mis hermanas thrillers y a mí novelas gráficas.

Mi amor por las novelas gráficas nació por casualidad un día que tenía una hora muerta y me pilló estando en la biblioteca.

Buscando algo breve con lo que entretenerme di con la novela "Piltrafilla" de Jeffrey Brown y recuerdo que me quedé flipado, no pude parar de leer hasta que la acabé.

Desde ese día ya me habré leído más de un centenar de novelas gráficas (gracias a la ruta de la seda de mi tía) y en pocas ocasiones, a no ser que sea muy buena, vuelvo al formato tradicional.

Muchas personas tienden a pensar que las novelas gráficas son para niños, si eres de ellos te recomiendo leer "From Hell" de Alan Moore y te aseguro que nunca más pensarás eso.

Al igual que con las novelas de texto, existen todo tipo de géneros y a mí el que más me gusta es el costumbrista (por algo soy capaz de crear estos correos) que cuentan cosas normales del día a día de forma entretenida y divertida.

Eso mismo intento con mis cursos, poner muchos ejemplos a partir de símiles y metáforas que todo el mundo pueda entender, para transformar conceptos complejos en digeribles.

David Perálvarez