¿Conoces a las típicas boy bands donde varios chicos cantan con voces cargadas de auto-tune mientras bailan?

Bien, pues aunque me hubiera encantado formar parte de una, no sé cantar ni bailar pero sí fui batería de dos grupos de punk rock.

En el primero las letras eran en inglés y tocábamos muchas versiones de grupos californianos tipo Blink 182 y en el segundo, las letras eran en castellano más tirando a pop punk.

Lo pasábamos realmente bien, llegué a grabar un par de veces en estudio, tocamos en la radio y hasta actuamos en la tele local.

Mi máximo farol y orgullo siempre será el haber tocado en la Sala Razzmatazz de Barcelona. El cómo llegamos a tocar allí es digno de una estafa piramidal.

Pero ese no es el tema de hoy.

El tema es que una asociación nos propuso grabar una canción en estudio y hacer un videoclip. ¿Suena bien no?

Bueno, no tanto. La letra la habían compuesto ellos y trataba sobre los peligros del alcohol en la juventud.

Vamos que necesitaban una boy band y en aquella época ninguno de nosotros era precisamente abstemio.

De todas formas lo vimos como una oportunidad y acabamos aceptando y grabamos en un estudio.

Luego vino el videoclip. Se grabó en Barcelona delante del hospital modernista Sant Pau y el argumento era simple:

Había una pareja, formada por el cantante y una chica, los dos salían de fiesta, el cantante se emborrachaba, cogían la moto de vuelta y en un accidente moría la chica.

Todo muy trágico, aunque con un aire constante de cutrez.

Durante todo el proceso pasé mucha vergüenza. Sobra decir que estoy de acuerdo con el "si bebes no conduzcas" pero no por ello estaba en contra del alcohol.

Por suerte yo era el batería y eso hizo que mi aparición en el videoclip fuera anecdótica.

Una vez estuvo todo el material listo, se encargaron de distribuir la canción en institutos y vete a saber si les ponían el videoclip.

Hasta llegaron a pedirnos actuar en varios institutos pero yo me libré.

En fin, todos tenemos un pasado oculto y venimos de unas circunstancias únicas, pero tu futuro lo decides tú.

Y si ese futuro pasa por querer ofrecer servicios de desarrollo web, puedes formarte en SiliCodeValley.

David Perálvarez

PD: afortunadamente no hay ni rastro del videoclip y eso que lo he buscado en mil ocasiones para echar unas risas con los amigos.