Ayer te comenté que me iba de fin de semana familiar y el hotel al que hemos ido tenía el típico buffet libre para la cena y el desayuno.

Déjame describirte la flora y fauna del lugar:

Algo que ya imaginarás es que todos los presentes parecía que veníamos de una época de hambruna.

Distintas islas de comida, más personas que mesas y un bullicio multi idioma.

La mitad en pie llenando sus platos de combinaciones culinarias arriesgadas y la otra mitad comiendo con ansia, por si se acababa la comida del restaurante antes de que se hubieran servido el quinto plato.

Luego están los del team salado (alto en frituras, ideal para las arterias) y los del team postres (de esos que parecen de nata pero son de mantequilla).

Y por supuesto una mención de honor a los que parecen no comprender el concepto de hacer cola.

Todo lo anterior se resume en una sola palabra: indigestión.

Algunas personas enfocan sus servicios de creación de sitios web como si fueran un buffet.

Lo mismo te hacen un copy, que te diseñan una landing o te llevan las redes sociales.

Y ya sabes el dicho: quien mucho abarca, ajos come (tengo dislexia refranera).

Digo lo de los ajos porque al final si enfocas tu negocio queriendo abarcar mucho, acabas con una indigestión.

Por si eliges desarrollo WordPress.

David