La mañana del sábado pasado me encontraba alegremente paseando por Barcelona.

Hacía un sol buenísimo y me dirigí a una tienda de novelas gráficas que me encanta. Cuando voy allí lo único que hago es mirar, ya que como he dicho en anteriores ocasiones tengo una tía que es la encargada de adquirir cómics para la biblioteca municipal de mi ciudad y nunca para de fluir el suministro.

Todo fluía perfecto y mi pareja me propuso ir a hacer un vermut a un bar argentino que está de vicio, qué más se puede pedir...

Yo le dije que genial pero que antes tenía que ir a casa a por la cartera.

Pero volvió a ocurrir. NI RASTRO DE LA MALDITA CARTERA.

La busqué desesperado por todos sitios pero no la encontré. Hacía unos dos meses que había vivido esa misma situación y con esa, ya van 2 millones de despistes más a lo largo de mi vida.

A dos meses de irme a vivir fuera de España había perdido la documentación, carnet de conducir, tarjetas de créditos, billetes de tren...

Tras cagarme en todo lo cagable me dispuse a escribir al metro (por si a caso me había robado un carterista), pausé temporalmente las tarjetas y empecé a informarme sobre cómo renovar la documentación personal.

Luego mi pareja que es más pragmática que yo me hizo ver que de nada servía seguir haciéndome el víctima y nos dirigimos al bar que teníamos planeado.

Y allí mientras disfrutaba de un vermut negro y una tremenda milanesa, al ritmo de unas salsas antiguas de fondo, me dio por mirar el correo.

Y flipé.

Flipé porque tenía 5 mensajes iguales: uno en Linkedin, otro en el formulario de contacto de la academia, otro en el personal, en Instagram y en Twitter.

En todos ellos una ángel de la guarda me decía que había encontrado mi cartera.

La creación de contenido, el SEO (o como lo quieras llamar) me había salvado.

Pero yo te escribo por otro motivo. Te escribo porque el motivo de mi despiste es que llevaba muchos días ultra concentrado en avanzar el proyecto práctico que estoy llevando a cabo.

Proyecto que como te dije estoy grabando todo el proceso y puedes encontrar en https://silicodevalley.com/proyecto-real-directorio-con-wordpress/

David

PD: Lo siento si pensabas que iba a crear un curso de SEO, eso no va a ocurrir.

PD2: Pronto volveré a abrir puertas.