Recientemente en la comunidad de Slack un compañero pidió consejo acerca de qué pantalla podía comprarse para trabajar a gusto en su día a día.

Y lo cierto es que se estableció un interesante debate, aunque debo admitir que de todo lo que se dijo sobre hardware y novedades Apple no pillé de la misa la mitad.

Esto me recordó a los muchos tweets donde la gente muestra sus setups.

Setup: manera moderna de llamar a tu escritorio con el ordenador encima.

La verdad es que a mí ver esas fotos me produce placer visual.

Escritorios que suben y bajan, cuatro pantallas, pantalla gigante curva, pantallas que se giran, luces led...

Sumémosle el teclado inalámbrico, ratón inalámbrico, cascos inalámbricos... Todo inalámbrico, ya me entiendes.

Luego está la silla (de este tema te hablaré otro día). ¿Qué deben sentir tus lumbares al sentarse en esas sillas?

Y no puedo dejar pasar el hecho de que en esos escritorios no hay ni rastro de papeles, bolis, lápices robados de Ikea, una (o varias) tazas sucia de té, unos cascos con los cables liados del demonio, ni nada que pueda quitarte del foco:

Ser una machine de la programación. Mitad zen, mitad robot. Combinación perfecta.

Ahora en serio. Me encantan esos setups y ojalá algún día pueda montarme mi propia enterprise.

Tampoco es que ahora trabaje con dos piedras y un palo, pero siempre se puede mejorar (sobre todo si eso evita dolores de espalda).

A lo que voy con este correo es que jamás de los jamases te pienses que por no tener todas esas cosas vas a ser peor a la hora de programar.

Y si quieres aprender a programar para WordPress, puedes hacerlo en SiliCodeValley.

Apto para todo tipo de setups.

David Perálvarez