Esta mañana todos los periódicos digitales resaltaban la noticia: "Un cohete chino fuera de control es posible que se estrelle en España".

Debido a eso se ha paralizado el espacio aéreo de varias ciudades.

¿Te imaginas estar tan tranquilo paseando a tus perros y que te caiga un trozo de cohete en la cabeza? Pocas formas tan originales de morir deben existir.

Y como la curiosidad mató al gato, me ha dado por buscar si alguien ha llegado a morir del impacto de un meteorito y resulta que sí que ocurrió, fue en Irak en 1888.

La horquilla de probabilidades para que te ocurra semejante desgracia varía desde 1 entre 700.000 a 1 entre 1.600.000.

Al final del día hay cosas que no podemos controlar pero aún así muchas veces nos empeñamos a hacerlo. Me imagino a personas que tras leer la noticia han preferido quedarse en casa "por si a caso".

Por suerte hay cosas que sí podemos controlar, como por ejemplo la calidad de nuestro servicio.

Y una forma de mejorar la calidad es formándote.

En serio David, ¿has intentado colarme tu cursos con la excusa del cohete chino?

Así es my friend. Vivimos en días extraños.

PD: el cohete impactó en el Pacífico.

David