Durante todo el mes de octubre me propuse publicar al menos una vez al día en Twitter.

Mi objetivo con esas publicaciones era conseguir que más gente lea estos correos y al final del día, se unan a la academia.

Así que empecé a ver qué hacían las personas que realmente están sabiendo sacar provecho a este canal e intentar replicarlos. Incluso hice una masterclass muy interesante de los compañeros de "Memberships.club", impartida por Nahuel Cassino.

A lo largo de octubre he estado publicando comentarios, preguntas, herramientas y hasta citas célebres que me inspiran y también he estado interactuando con otras cuentas.

¿El resultado? Ojo que se vienen open metrics dolorosas:

- Si tenía unos 1.998 seguidores.
- En el momento en que escribo esto son 2.002

Sí amig@, la friolera de 4 seguidores. Encima cada lunes analizaba y en lugar de crecer perdía seguidores. Temblando te has quedado de mi éxito.

¿Qué ha fallado? Pues yo he fallado. Ni es culpa de lo que hacen los demás, ni de la masterclass (que te la recomiendo mucho si planeas usar Twitter para captar), ni de que Elon Musk haya comprado Twitter.

No he sabido hacerlo mejor y soy consciente de que hay que estar más de un mes picando piedra y al final Twitter te dará tu recompensa, pero a lo largo de este mes he podido recordar el motivo por el cual en su día abandoné la red social:

No me siento cómodo en Twitter, no sé expresarme en tan pocos caracteres y nunca sé qué leches decir.

Y no diré la típica de que Twitter saca lo peor de cada ser humano, porque yo solo me he topado con gente con buena onda.

Por todo lo anterior he decidido probar otro canal donde intentar hacer crecer esta lista de correo, donde al final de cada chapa...

Te vendo mis cursos.

PD: seguiré usando Twitter pero mucho menos a menudo y sin preocuparme de métricas.

David