Hoy es sábado, hoy se sale y seguro que no te apetece que te hable de curro.

Por eso te voy a explicar cómo vendí mi bicicleta plegable por Wallapop*

Y creo que la mejor forma para ello es compartirte tal cual la descripción que le puse al producto:

Cuando compré esta bici me creía que iba a cambiar el mundo y a acabar con el cambio climático.

Mi sueño duró dos intentos, ya que casi muero atrapado por las puertas del metro.

Desde entonces ha estado cogiendo polvo, tiene las ruedas desinfladas, no sé si pinchadas, ni pienso conseguir una mancha para averiguarlo.

Tampoco voy a responder preguntas técnicas porque como ya he dicho la usé dos veces.

Solo la venderé al que no se piense que vive en un programa de subastas americano. Su precio ya está más barato que el resto.

Hazte con ella y sé tú quien cambie el mundo.

Yo ya lo intenté y fallé.

...

Tardé en vender y entregar la bici medio día y la vendí por el mismo precio que la había comprado nueva.

¿Te voy a vender un curso de ventas o un curso de copy?

Jamais de la vie!

Pero aplicando esta misma técnica en mis presupuestos he logrado conectar mucho más con mis potenciales clientes y cerrar más proyectos.

La formación técnica con humor entra mejor

David